martes, 14 de julio de 2015

Alcoholímetro o de como nadie escapa del Torito

Por Miguel G. Galicia

Si bien el “Alcoholímetro” es un programa permanente del Gobierno del Distrito Federal con 11 años a cuestas, sus resultados no dejan de ser satisfactorios. Esta iniciativa tiene como principal meta, reducir los índices de accidentes vehiculares relacionados con el alcohol. Según estadísticas de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), desde 2003 y hasta septiembre de 2014 se han evitado 30% de los siniestros que podrían haber sido provocados por personas que conducían con más de 0.50 miligramos por litro de alcoholemia en la sangre.



—I—

La noche se abre frente a mí como las fauces de un animal dormido. Transito por una arteria de la Ciudad de México, la avenida Eduardo Molina. En el auto me acompañan mis hijos y los de mi mujer. Todos en escandalera perpetua. Gritos, llantos, regaños, dedos que se chupan, chupón mordisqueado; pantallas de cristal líquido con colores hipnotizantes, sonidos de zombis, motos, cortes de cabello electrónicos. Mi mujer me pregunta qué cenaremos. En la esquina de Circuito interior y Molina hay un retén. Policías cierran el paso a quienes optan por una calle aledaña con notorias intenciones de evadir el operativo; no obstante al incorporarse a la avenida principal se encuentran de cara con el “Alcoholímetro”. Un policía me mira detrás del parabrisas, se aproxima hacia mí, pero al darse cuenta de que vengo en familia, me cede el paso, así sin mayor problema. Mas el semáforo me obliga a detener la marcha. —¿Oficial, es el Alcoholímetro? —pregunto. Él asiente con la cabeza y busca/estudia las miradas, las actitudes de otros choferes. Su ojos aguzados parecen los de un zorro merodeando a su presa. Como él otros tres

compañeros suyos hacen lo mismo, pero retienen autos que salen de esa calle paralela al Circuito y llenan de inmediato la fila. La luz que cambia a verde, mi mujer y el oficial me dicen avance, avance, avance. No alcanzo a ver si alguien fue detenido. No hay tiempo, ni ganas, además el hambre, los lloriqueos de los críos detrás nuestro me hacen sumir el acelerador.


Internet ¡sálvanos!

Aún cuando en twitter existen cuentas cuyos usuarios rastrean e indican los sitios en donde se ubican los puntos de revisión del “Alcoholímetro”, cada semana, las autoridades critican que éstos followers habituales busquen evitar ser detenidos. Y no les falta razón pues el objetivo del programa es disuadir a los ciudadanos y generar conciencia en ellos de que manejar alcoholizados es peligroso no sólo para ellos, sino para el resto de las personas. Algunas cuentas halladas en la red social: @AlcoholCun, @alcoholimetro_, @AlcoholiMetrGDL, @alcoholimetros, @AlcoholimetroSS, @AlcoholXal


Además en internet existen sitios —así como bufetes de abogados— que proporciona asesoría legal para quienes hayan sido detenidos por la Secretaría de Seguridad Pública, manejando en estado etílico. El costo de los servicios que ofrecen en la página http://www.alcoholimetrodf.com/ “es de $ 2000.00 + IVA, pero por introducción ofrecemos un descuento del 30% y el precio total del servicio es: $1, 624.00 IVA incluido”.


Estadísticas

Según datos recabados por la empresa encuestadora Parametría en 2008, el perfil que el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA o CENAPRA) elaboró para el DF, proyectó que la tendencia de defunciones por accidentes de tráfico de vehículo de motor disminuiría, y de acuerdo con la información del programa “‘Conduce sin alcohol?'” la meta se ha logrado. Asimismo, desde 2008 los accidentes de tránsito relacionados con aliento alcohólico, han disminuido, se registró consumo de alcohol en el 4 por ciento de los casos. La autoridad indica en ese rubro que se han disminuido entre 20 y 25 por ciento las muertes causadas por manejar en estado alcohólico.

“La delegación que más accidentes tuvo por estado de ebriedad fue Cuauhtémoc, continúa el informe, seguida por Benito Juárez. 2006 y 2007 fueron los años con más accidentes causados por intoxicación con bebidas alcohólicas”.


La SSPDF y el Servicio Médico Forense informan que en la ciudad capital un 40 por ciento de los accidentes automovilísticos están relacionados al consumo de bebidas embriagantes.

Desde su puesta en marcha, en 2003, y hasta 2012, se han realizado cerca de dos millones de entrevistas, de las que se han registrado 324 mil pruebas de alcoholemia; las cuales han arrojado 88 mil conductores remitidos al Juez Cívico; así como 60 mil vehículos al depósito vehicular o corralón. De 2007 a 2012 las personas remitidas a un juez se dividen en 82 mil 906 hombres y cinco mil 862 mujeres.

Sólo en 2012 fueron llevados a un juzgado 16 mil 739 personas. De ese dato se desprende que 15 mil 476 (el 93%) fueron hombres y mil 234 (un 7%) fueron mujeres. Así también cabe decir que se arrestaron a 53 ciudadanos extranjeros. De ellos 21 eran españoles, 17 coreanos y 15 argentinos.

El programa que fue propuesto por el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, quien fungió como asesor del gobierno capitalino en 2002, ha rendido buenos frutos, a decir de la autoridad, ya que mientras en 2003 se reportaron 671 muertes por accidentes relacionados con alcohol, en 2012 el número se redujo a 97.

Policías afectados en el operativo

En 2009 el policía Luis Fernando Corona Mercado, falleció cuando el conductor José Luis Romo Trujano, lo arrolló en su intento por evadir el retén en Avenida Insurgentes. Hasta el momento 22 oficiales han sido heridos de gravedad.




—II—

Salgo del Centro Histórico por la calle Tacuba. Atrás quedaron la cervecería Salón Corona, en donde libé con amigos queridos, la estación del Metro y el Café del mismo nombre; más atrás la plancha del Zócalo; la Catedral hecha de cantera, historia y sombras

centenarias. Tomo avenida Hidalgo y atravieso Valerio Trujano, casi en la esquina de Reforma me hiela la sangre un alto obligatorio del operativo “Conduce Sin Alcohol”. Tiemblo. Viajo solo. He bebido tres tarros espumeantes de cerveza y aún puedo paladear el sabor amargo de la cebada. Masco chicle y mis ojos lucen inyectados. Tomo aire y saco un poco de templanza de quien sabe dónde. Por fortuna hoy fui al peluquero. Luzco barba y pelo recortados. Visto pantalón formal, camisa a cuadros, corbata y saco hecho como de piel de rata.


El oficial se me acerca a la ventanilla y cuando se agacha inhalo un poco. —Buenas noches señor, ¿ha ingerido bebidas alcohólicas?. Niego con mi mejor sonrisa pero me pide que me orille. Ya valí, pienso. Se mueve y llama a un médico que viene hacia mí. Delante mío va una camioneta que parece máquina del tiempo a punto de despegar. Una mujer ataviada con un vestido hipi desciende y veo que sopla en un tubo blanco. El hombre con bata blanca se aproxima lerdo, pero me observa detenidamente, y ni tiempo me da de tragarme el aliento. Me mira, creo, la corbata, y pregunta casi en la cara que si bebí algo embriagante. Respondo convencido que no, ahora con gesto serio. —¿Ya, a descansar señor? Claro, afirmo. —Circule con precaución por favor. Salgo de esa zona mientras veo cómo los Santísimos Santos que invoqué y me acompañan en el carro se desvanecen conforme meto el embrague.



Conduce sin alcohol ley en DF — Sanciones

El 19 de septiembre de 2003 la Asamblea legislativa del distrito Federal autorizó el arranque de operaciones del programa “Conduce Sin Alcohol”, el cual tiene carácter permanente y es manejado por el Gobierno del Distrito Federal.

La ley autoriza conducir con un máximo de 0.40 mg/l de alcohol en la sangre. Quienes manejen con una cantidad mayor a la permitida serán multados con tres mil 500 pesos y remitidos de 20 a 36 horas a un centro de detención —El Torito— y podrán recibir una orden de un juez para realizar trabajo comunitario.

Tal trabajo comunitario incluye reparaciones o mantenimiento a espacios públicos, parques, jardines o los espacios que determine la autoridad.



Nadie se salva del programa


Hasta el momento han sido varias las figuras públicas que han sido remitidas al centro administrativo. Tal ha sido el caso del vocalista del grupo Zoé, León Rubén Larregui Marín; Omar Fierro, actor y conductor de televisión; el luchador Octagón; el diputado federal mexicano, Andrés Aguirre Romero. Uno de los político más famosos fue Manuel Espino, ex presidente nacional del PAN y Jorge Emilio González Martínez, senador y ex presidente del Partido Verde Ecologista de México.


—III—

El periférico empieza a perder su buen nombre de vía cosmopolita cuando aparece la zona lacustre de Cuemanco. Hace unos segundos recibí una alerta de la cuenta de twitter @alcoholimetros y me dice dónde hay un retén. Hacia allá me dirijo.


Luego del Puente vehicular de Muyuguarda el tráfico se intensifica. A vuelta de rueda llego a donde está el retén del Alcoholímetro. Las luces rojo y azul deslumbran y como nadie me para, me estaciono detrás de una patrulla último modelo. El azul chiclamino de su piel lustrosa se opaca por el polvo que levantan los automotores que avanzan como megalosaurios hacia un lugar seguro. Un oficial me habla impaciente: “Avance, aquí no puede estacionarse”. Visto pantalón deslavado, roto, playera con imágenes diabólicas en color negro, collar artesanal. Mi barba de varios días y mi aspecto a esta hora de la madrugada espantarían a cualquiera en la calle pero no a la ley. —¿Disculpe oficial puedo preguntarle algo? El policía masculla de nuevo que me mueva. Me amenaza con detenerme e infraccionarme si no acato su orden. Obedezco. Me estaciono unos metros adelante. Al acercarme al reten con la intención de indagar sobre el operativo, in situ, veo dos vehículos. Junto a una camioneta blanca, de cofre largo y techo bajo, una mujer alega con dos policías y tres jóvenes. Ella ronda los treinta años; visiblemente molesta manotea, grita. Intento acercarme pero un “azul” me aleja con la mirada y un gruñido. Los chicos no tienen más de 25. Ella increpa y aúlla contra los guardianes del orden, y contra los chavos. Dos de ellos están evidentemente alcoholizados. Un tercero del grupo de imberbes no puede evitar que uno de ellos, de pelo largo, estilo afro, le grite al policía algo sobre sus derechos ciudadanos. El uniformado exige respeto y dice: —Tú vienes como su representante legal, por favor oblígalos a guardar la compostura. Junto a la grúa una mujer policía garabatea papeles. Una pareja, al parecer son esposos, en la medianía de sus vidas, asienten como regañados o avergonzados. El hombre se acerca a una de las patrullas y se asoma al interior. “No te preocupes, te alcanzo en ‘El Torito'”. El enunciado suena áspero pero con cierta comprensión. Se alisa el pelo cano y regresa a donde su mujer, quien termina de arrastrar el bolígrafo. “Sí, sí traigo licencia señor”, asegura ella y ambos suben a un tercer auto que espera ser llevado al corralón. La desvelada, el frío, las luces, el tráfico trastoca a todos. La polvareda, los gritos, las mentadas de madre de los cláxones de quienes maldicen por el retraso generan un ambiente tenso. Inquiero sobre la localización de otro punto de revisión del programa Conduce sin alcohol por la zona. Nadie me cuestiona qué hago ahí. Un cansado/fastidiado oficial me dice, sin mirarme, que hay uno en sentido contrario de donde estamos, también sobre Periférico. Me subo a mi carro, me dirijo hacia allá pero ya no lo encuentro; se movió para quién sabe dónde. Son las dos de la mañana. Cansado de tanta búsqueda y sobrio, pongo música y dejo que la noche me devore…


León Larregui vocalista del grupo Zoe es detenido
https://www.youtube.com/watch?v=j0LryBTWkK0



Tabla de gr de alcohol en sangre según lo que se bebe

Hombre 70 kg Mujer 70 kg.
Una cerveza (330 ml-5°) 0,21 gr/l 0,34 gr/l
Un vaso de vino (100 ml-12°) 0,16 gr/l 0,25 gr/l
Bebida combinada (50 ml-38°) 0,25 gr/l 0,39 gr/l




Reportaje publicado en http://www.reversos.mx/alcoholimetro-o-de-como-nadie-escapa-del-torito/ Imágenes tomadas de 24 HorasMX, Publimetro, Diario DF Latitud 21.com.mx, Animal político y video de Azteca Noticias, Milenio TV, Wikipedia
Publicar un comentario

Algo se murió en mí con la partida de Stan Lee

Crédito de foto: Stan Lee, founder of Marvel Entertainment Inc., poses next to a Spider-Man model in his office in Beverly Hills, Californi...