martes, 30 de marzo de 2010

Ruben Blades

Igual que una de sus canciones, esa que habla de regresar al terruño, a la patria, al barrio que nos ve nacer, al país, Ruben Blades volvió a la tierra de la música, de su música para aposentarse en eso que los clásicos llaman “fueros”. Cinco años después de ofrecer sus servicios por el bien de su Panamá amada, como ministro de turismo, aquí está en la tierra del Totonacapan.
La noche más grande de la Cumbre Tajín fue esa donde el frío nocturno caló más fuerte que una mentada de madre entre ceja oreja y madre; donde los acordes y los silencios se mezclan y entrelazan para conformar eso que los que no saben llaman música, mas los que sí se dicen expertos llaman salsa.
Tejido bordado de historias que hablan de “Pedros Navaja”, de “Chicas plásticas”, de “Pablos pueblo” que trabajan toda su vida sin tener ningún sobrante; de muchachas llamadas Ligias Elenas; de cándidas niñas de sociedad que cambian sus vidas onerosas por casuchas pobres, llenas, de calles sucias; de barrios donde el trabajo es arduo y el dinero no alcanza, donde se rifa la vida en las aceras; sobre todo si es un barrio de tipos duros.
Ruben Blades se alzó como el gran triunfador de la Cumbre Tajín… nadie lo dejó ir; una quincena de canciones después, de miles de emociones desbocadas; donde incluso los fanáticos acompañaron los retumbos del ex ministro panameño y su grupo Los seis del solar.
Vestido con el color de la noche Ruben no necesitó de artifício alguno para granjearse al público entregado desde la primera canción. A un costado, el gobernador Fidel Herrera, lo acompañó, sólo en un tramo nocturno...
Y en algún momento el autor de Pedro Navajas, arrojó agradecimientos al gobernador priísta, quien se levantó de en su área VIP y saludó sombrero enmano... El público chifló, y le mentó la madre; estos veracruzanos sí son duros...
Ruben Blades compartió, entre canción y canción frases de suyo conocidas, forjadas en la fragua de sus 61 años de vida, esas que hablan de "sí se puede; hay que combatir la corrupción; de sueños bolivarianos"... Blades, el enorme Blandes, el padre de "Buscando guayabas" o "Decisiones", éxitos eternos, ese que agradeció también "a ustedes que después de cinco años de servicio a mi país, de ausencia en la música no me olvidaron, gracias". Un concierto lleno de canciones, público e interacción dignas de un retorno glorioso.
Al final de la cumbre Tajín 2010 y de esta noche interminable sólo la gente y el frío quedaron como testigos de cómo se puede regresar del silencio que da la ausencia, pero con la felicidad de saber que el silencio cuando se toma por elección, como el caso de Ruben el eterno Blades...
Publicar un comentario

Vienen tiempos nuevos tras elección 2018 en México

Este proceso electoral me está gustando mucho más que otros, por varias razones: —Personas muy queridas han estado sacando su lado más co...